Los envases para guardar productos fitosanitarios de uso agrícola generalmente quedan contaminados por los componentes de estos químicos, que en algunos casos son tóxicos y pueden llevar a la muerte o a enfermedades irreversibles.