En aproximadamente 3% se reducirá la flota de contenedores en servicio para el transporte marítimo de mercancías, una cifra prevista ante un contexto mundial complicado.