Con la plataforma “Turbulence Aware” la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) quiere hacer que las turbulencias durante un vuelo desaparezcan o, por lo menos, que los pasajeros no las experimenten.