La toma de carreteras en Ica, Perú, provocó que la salida de uva fresca por los puertos tradicionales se estancara. Pero en la última semana se recuperaron las operaciones.