En enero de 2012 el Gobierno de China aprobó la prohibición de que atracaran en sus puertos buques cuya capacidad de carga excediera de las 250.000 toneladas de peso muerto a fin de proteger a sus compañías de transporte marítimo.