El puerto de Guayaquil se levanta como la alternativa más viable para que Ecuador exporte los productos de sus yacimientos mineros, en dos modalidades específicas (barras doré y concentrado).