19 - 05 - 2022

    2 de cada 3 empresas no pagan en tiempo y forma a los transportistas

    Morosidad transporte 2022

    Una de las principales conclusiones de la última edición del Observatorio permanente de la morosidad, para enero 2022, indica que 2 de cada 3 empresas no pagan en tiempo y forma a los transportistas, una problemática que golpea al sector desde hace años, que se agravó con la pandemia, y que parece estar lejos de solucionarse muy pronto, como se esperaba.

    Como decíamos, de acuerdo a los datos correspondientes al primer mes de este 2022, que se conocen gracias a los estudios realizados por Fenadismer, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, persiste el incumplimiento de los plazos máximos de pago por un 65% de las cargadoras e intermediarios, un 25% de éstos demorados hasta 6 meses.

    Por medio de una nota de prensa, desde la patronal exigen un plan de inspección de lucha contra la morosidad en el sector del transporte, a pesar de que se han reducido levemente los plazos de pago respecto a 2021, porque entienden que la tan ansiada recuperación está siendo mucho más lenta de lo que se especulaba, y que incluso puede que ni siquiera sea tal.

    El caso es que el descontrol de la morosidad continúa, y desde Fenadismer instan a los Servicios de Inspección de Transporte tanto del Ministerio como de las Comunidades Autónomas para que pongan en marcha lo que ellos mismos denominan un “Plan especial de lucha contra la morosidad”, basado en el régimen sancionador de octubre pasado, por ahora sin efecto.

    Cabe recordar que, según la normativa, los pagos que superen los 60 días de plazo serán multados con hasta 30.000 euros, algo que en la práctica no se está dando, permitiendo a las empresas que incumplen con esa parte del trato, aprovecharse de la delicada situación del transporte y los conductores profesionales, imposibilitados de tomar medidas de fuerza.

    TSB inaugura planta en Valencia y cierra 2021 facturando 165M€

    ASTIC advierte que la disparidad de género se mantiene en el transporte