16 - 12 - 2018

    Brasil espera adjudicar todas sus terminales portuarias en 2014

    Brasil espera adjudicar todas sus terminales portuarias en 2014

    Las subastas de terminales portuarias de Brasil quedaron estancadas el pasado año debido a la falta de determinación de algunos aspectos legales. El Ministro de Puertos del país ha destacado que las terminales portuarias brasileñas necesitan alrededor de 7 mil millones de dólares de inversión privada para facilitar el flujo de las exportaciones.

    Las objeciones del Tribunal Federal de Cuentas (TCU), retrasaron el plan de la presidenta Dilma Rousseff para comenzar el arrendamiento de terminales portuarias públicas a empresas privadas el año pasado. Esto ha generado que algunos operadores amenacen con demandas adicionales sobre las concesiones existentes.

    Aún así, el equipo de Rousseff ha incorporado todas menos cuatro de las 19 condiciones que el TCU impuso y espera que los desacuerdos técnicos restantes se resuelvan a tiempo para poder arrendar un total de 159 terminales este año, tal y como ha informado Antonio Henrique Silveira, Ministro de Puertos.

    “Sin duda vamos a ser capaces de iniciar las subastas en la primera mitad del año”, dijo Silveira. Añadió que espera que los operadores gasten alrededor de  7 millones de dólares para mejorar las terminales en los próximos tres años.

    “Hay una gran cantidad de interés, así como una buena cantidad de dudas y un cierto escepticismo”, dijo Silveira , reconociendo las preocupaciones existentes entre los oferentes y los banqueros por la paralización de las subastas.

    Una gran mayoría de los puertos de Brasil son deficitarios y no han sido mejorados en décadas. Son un claro ejemplo de cómo la insuficiente infraestructura y la burocracia  han arrastrado el crecimiento económico en el país.

    Los puertos están demostrando ser uno de los obstáculos más difíciles del plan de Rousseff para mejorar las infraestructuras con capital privado. Tras algunos problemas iniciales, las subastas para operar las carreteras y los aeropuertos tomaron impulso el pasado 2013.

    Una de las principales preocupaciones de Brasil es ampliar el espacio en sus terminales para seguir aumentando las exportaciones de soja, actividad en la que el país ya se coronó como líder mundial el año pasado. Por eso, existe un gran interés por parte de operadores internacionales de poder evitar los frecuentes retrasos en las terminales portuarias de Brasil. Para ello, la intención de las autoridades es trasladar las actividades de exportación de grano de los puertos del sur hacia el norte del país.

    Gigantes de los granos como Cargill, Bunge y ADM ya están invirtiendo en la nueva salida norte, a pesar de que las carreteras a los puertos fluviales no están terminadas y no se han conseguido todavía las tierras para hacer los ferrocarriles hacia el noreste.

    Nueve puertos de carretera cerrados por la nieve

    El mercado británico adquiere un nuevo trakker hormigonera

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.