25 - 01 - 2020

    Barcelona se sitúa a la cabeza en restricción del tráfico en España

    España zona restringida

    Aunque en muchos sentidos más lentamente que sus vecinos del continente, España sigue dando los pasos necesarios para asegurar que la movilidad a nivel nacional no comprometa los objetivos de emisiones alcanzados en las reuniones internacionales.

    A día de hoy, y con las nuevas reglamentaciones, podemos afirmar que contamos en el país con una de las mayores zonas con tráfico restringido de Europa, concretamente la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona, que alcanza los 95 kilómetros cuadrados, ni más ni menos.

    Por otro lado, las autoridades de Madrid también han decidido endurecer sus normativas de acceso al centro de la ciudad con el inicio de este 2020, en el intento inicial por colocar a estas dos grandes urbes, las más pobladas a nivel nacional, a la cabeza de la lucha contra la contaminación.

    En el caso de la capital la situación es especialmente interesante, ya que se han continuado las medidas originales, al punto de que ahora se prohíbe acceder al área de Madrid Central aunque se tenga invitación, plaza de garaje, o con vehículos antes habilitados.

    Como siempre ocurre en estos casos, las dos principales metrópolis españolas tendrán excepciones muy particulares, como por ejemplo los vehículos que se dedican al transporte de personas con movilidad reducida, o las ambulancias privadas, por citar dos ejemplos.

    Probablemente estas mismas medidas vayan a ser tomadas en no mucho tiempo en otras ciudades nacionales, aunque la prioridad en Barcelona y Madrid estaba relacionada por los constantes episodios de contaminación que afectan la calidad del aire en ellas.

    Sin embargo, todavía se está lejos de las grandes ciudades europeas que llevan muchos años de ventaja en la restricción del tráfico. En Londres, por ejemplo, la zona restringida ocupa un total de 1.508 kilómetros cuadrados.

    La liberalización de la AP-4 y AP-7, un alivio para conductores

    Francia ya tiene cinco veces más coches eléctricos que España