15 - 07 - 2019

    Las aseguradoras abusan del transporte de asistencia en carretera

    grua-asistencia-carretera

    La Asociación Empresarial de la Comunidad de Valenciana de Asistencia en Carretera critica que la mayoría de los empresarios del sector de asistencia en carretera están condicionados por la insoportable presión con la que se ven obligados a organizar su actividad, lo que ocurre muy especialmente en sectores dominados por grupos económicos poderosos, como las compañías de seguros.

    Esta asociación recuerda que hace nueve años se pudo comprobar en España el problema social que vienen sufriendo los empresarios de grúas de asistencia en carretera, cuando los gruístas fueron a la huelga y más de 10.000 vehículos diarios quedaban sin atender en las cunetas de las carreteras españolas en plena vuelta de vacaciones.

    Era una manera de pedir ayuda por parte de un sector absolutamente dependiente de las aseguradoras, reivindicando su dignificación profesional tras una postura inquebrantable de las entidades de seguro del automóvil porque la asociación considera que el mecanismo de presión empleado por las aseguradoras consiste en que, cuando logran fidelizar una relación contractual con el gruísta y fijar su dependencia económica, para lo que el empresario de la grúa necesariamente habrá materializado una extraordinaria inversión en su adaptación a las necesidades del servicio que se le viene ofreciendo y exigiendo, su capacidad negociadora deviene nula.

    La aseguradora amenaza con una reducción drástica de los servicios, de manera que, o se accede a las pretensiones, aun siendo ajenas a lo establecido en el contrato, o se prescinde del proveedor. En la generalidad de los casos en que se ha materializado la amenaza por la negativa del gruísta, la propia aseguradora insta la implantación de nuevos proveedores en la zona, o entrega los servicios a otros competidores, incluso con condiciones más ventajosas.

    La causa de su reivindicación no era solo el precio medio que se cobraba por un servicio medio de apenas 20 euros, una cantidad absolutamente insuficiente para cubrir gastos. No solo era que se trabaja así por debajo de coste (hay al menos tres informes de distintas universidades españolas que así lo han certificado), es la falta absoluta de confianza de estas aseguradoras con el empresario de asistencia, pues son incapaces de garantizar ni un número mínimo de servicios, ni un precio que cubra el coste del servicio.

    Además, la Asociación Empresarial de la Comunidad de Valenciana de Asistencia en Carretera afirma que las aseguradoras son conocedoras de la situación. Destaca el ejemplo de la compañía aseguradora Mapfre, que deberá indemnizar a un transportista de asistencia en carretera por haberle exigido disponibilidad absoluta y en exclusiva, sin garantizarle la prestación de un número mínimo de servicios o el pago de una cantidad fija mínima.

    Portugal reclama recargos económicos a conductores españoles

    Los Ángeles y Long Beach adoptan medidas para salvar ballenas

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.