14 - 06 - 2021

    La seguridad sanitaria en los puertos se intensifica tras los casos de Vigo y Valencia

    Este mes de mayo el transporte naval de nuestro país estuvo marcado por los casos de Covid-19 de los portacontenedores de Valencia y del barco Prometheus Leader en Vigo. En todos los casos las pruebas mostraron que los enfermos estaban contagiados con la variante india, que se considera más contagiosa aunque por suerte las vacunas continúan siendo efectivas.

    En el caso del Prometheus Leader los tripulantes no llegaron a tocar tierra, al llegar al puerto el capitán informó de la indisposición de un marinero, sus síntomas coincidían con los de la Covid-19, lo bajaron y lo llevaron al Hospital Vithas de Vigo donde tras las respectivas pruebas se confirmó su positivo. Sus muestras se llevaron al laboratorio de microbiología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, donde se comprobó que se trataba de la variante india. Con el paso de los días otros miembros de la tripulación cayeron enfermos, pero ninguno de gravedad.

    En el caso de Valencia la situación fue más delicada, los dos portacontenedores que tuvieron casos confirmados fueron el Skiathos I (de la naviera francesa Marfret con bandera de Malta y 270 metros de eslora) y el Maersk Utah (bandera de Singapur y 292 metros de eslora). Este último actuó de forma similar al caso vivido en Vigo, cuando llegó a puerto su capitán notificó que 6 tripulantes tenían síntomas que coincidían con los del coronavirus y se actuó con el protocolo correspondiente. Sin embargo con el Skiathos I la situación fue diferente, el barco llegó a puerto y realizó su descarga, haciendo noche en el puerto de Valencia, a la mañana siguiente cuando debía partir varios marineros estaban indispuestos y se notificó a las autoridades. En este caso los marineros contagiados habían pisado tierra, por lo que había trabajadores del puerto que podían estar contagiados.

    Ninguno de los tres casos fue a más y los brotes se controlaron, pero pusieron de manifiesto la necesidad de vacunar a los trabajadores del puerto y a los marineros que trabajan en barcos. Hasta la fecha, las medidas más importantes tomadas en los puertos es la contratación de empresas de limpieza que se encargan de la desinfección de las zonas y de la limpieza de las oficinas de las compañías, donde se centran en limpiar las moquetas ya que son una superficie donde el virus puede mantenerse con vida. Estas medidas son criticadas por muchos ya que las consideran mínimas ante la situación a la que se tienen que enfrentar.

    Al ritmo que avanza la vacunación parece que cada trabajador se vacunara según le toque por grupo de edad.

    La IRU reclama el certificado digital de vacunación para conductores profesionales

    La morosidad en el transporte se mantiene no sufre cambios en abril