Los puertos europeos, muy afectados por las pocas recaladas de buques