Los estibadores portugueses han decidido mostrar su oposición a la reforma de la estiba que se ha llevado a cabo en España y han anunciado que que habrá jornadas de suspensión de trabajo entre el 30 de mayo y el 19 de junio.