17 - 12 - 2017

    Sector del almacenamiento frigorífico contabiliza duros ajustes laborales

    trabajadores-camara-frigorifica

    El sector del almacenamiento frigorífico y la logística a temperatura controlada ha sufrido ajustes laborales muy duros derivados de la situación económica. La peculiaridad de este sector se funda en que mayoritariamente el número de personas afectadas por la actividad no es muy grande y son pocas las empresas con un número significativo de trabajadores que se acerquen o superen el centenar.

    En este sentido, se puede diferenciar un primer periodo en los años 2010 y 2011, en los que ha habido un ajuste importante de la capacidad laboral y, por primera vez en 35 años, el sector afronto un proceso de huelga sectorial.

    Los 18, 19 y 20 de abril de 2011 se logró un incremento de plantillas y, pese al bajón del año 2013, se ha consolidado en el 2014 de  la  mano  del  ajuste  de  los  dos  años  anteriores y con un ligero crecimiento en almacenaje y manipulación el sector.

    De las estimaciones derivadas de la negociación que Aldefe, asociación estatal que agrupa a los almacenes frigoríficos de servicio, lleva del Convenio Colectivo Sectorial de las Industrias del Frío estima que aproximadamente el ajuste llegó al 10% del volumen laboral, y poco a poco ha ido recuperando el volumen de contratación, aunque todavía hay recorrido hasta las cifras anteriores al 2007.

    Es esta variable la que resulta de la aplicación final del  servicio de almacenaje frigorífico de mercaderías de terceros, objeto principal de las empresas asociadas a Aldefe. De los datos obtenidos se aprecia un incremento derivado de la más eficaz administración de las otras tres variables analizadas: capacidad, manipulación y plantillas.

    Como consecuencia, ha habido un incremento poco a poco de la facturación. De hecho, se ha alcanzado una media trimestral de 775.009 euros en el año 2014 y ha habido un incremento porcentual acumulado durante los cinco años expuestos de un 35%.

    Dicha mejora no refleja un aumento de los márgenes de beneficio que siguen siendo muy ajustados, impidiendo que la recuperación sea completa y ofreciendo un reto importante al sector para los años entrantes. Resulta evidente esta conclusión si lo comparamos con las significativas cifras de ocupación y manipulación desde el año 2010 al 2014.

    En definitiva, la situación sectorial tiene posibilidades y expectativas, pero todavía con márgenes muy estrechos y una posición claramente mejorable; aunque dados los niveles actuales de ocupación se espera una subida gradual de los precios.

    Tokio es el mercado más atractivo para los minoristas

    México incrementa exportaciones a Japón

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.