Las medidas técnicas, que sólo cambian los aspectos operativos de las embarcaciones, no bastarán para disminuir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) marítimas.