22 - 07 - 2018

    El Plan PIMA Aire ayudará a autónomos, a la economía y al medio ambiente

    El nuevo Plan PIMA Aire consiste en ayudas de carácter oficial (está publicado en el BOE desde el 9 de febrero) para la compra de vehículos comerciales, dotado con 38 millones de euros. Este plan de ayudas fue propuesto por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y aprobado a principios de febrero  por el Consejo de Ministros. Tendrá una vigencia de seis meses o hasta agotamiento de fondos.

    El titular de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, cuando se aprobó el plan, apuntó que estaba dirigido a un mercado potencial de unos 35.000 vehículos, y su puesta en marcha conseguiría un impacto de 140 millones de euros sobre la economía española, contribuyendo a elevar un 10% la producción de furgonetas en España. Además, ayudará a mantener o generar más de 700 empleos y elevará la recaudación fiscal en 50 millones de euros.

    Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), Juan Antonio Sánchez Torres, ha mostrado su satisfacción con que el Plan PIMA Aire incluya furgonetas y comerciales seminuevos ya que permitirá a las pymes y autónomos, duramente golpeados por la crisis, acceder a vehículos jóvenes pero más asequibles en el mercado de ocasión. Para él, esta iniciativa es un estímulo para poder comprar la que es su principal herramienta de trabajo, y ayuda a tener en cuenta al colectivo, que según datos de ATA en 2012 más de 47.000 autónomos tuvieron que echar el cierre por la falta de actividad y poco acceso al crédito.

    Según el presidente de Ganvam, “la crisis económica y la falta de financiación está llevando a muchos profesionales a buscar en el mercado de segunda mano los que son, no lo olvidemos, sus principales herramientas de trabajo, guiados en muchos casos por el factor precio, a pesar de que no se trate de vehículos a estrenar”.

    El plan consiste en un incentivo de 2.000 € para la compra de vehículos de hasta 2.500 kilos y de 4.000 € para los de más de 2.500. Estos deben presentar etiquetas de eficiencia energética (A, B, C o D) y a cambio los dueños deben entregar los antiguos para un proceso de achatarramiento  (sólo los que superen los 3.500 kilos y tengan una antigüedad superior a siete años).

    Además de todo ello, el Plan tiene también beneficios medioambientales puesto que mejora la calidad del aire, reduciendo emisiones de gases contaminantes y de CO2. Estas emisiones podrán llegar a bajar entre un 15% y un 20% por cada vehículo sustituido, lo que supone un ahorro de 35.000 toneladas anuales.

    MAN presenta sus resultados en España

    Isuzu se convierte por séptima vez en líder mundial en fabricación de vehículos pesados

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.