23 - 09 - 2020

    Crown mejora la ergonomía de sus carretillas elevadoras contrapesadas

    Crown mejora la ergonomía de sus carretillas elevadoras contrapesadas

    El fabricante de soluciones logísticas Crown ha mejorado la ergonomía de sus equipos al instalar el nuevo reposabrazos D4 Armrest de serie en la gama C-5, FC y SC de carretillas elevadoras contrapesadas de conductor sentado.

    El reposabrazos optimiza la experiencia y el confort del operario, el cual impulsa la productividad a lo largo de toda la operativa. Cabe destacar que, esta mejora ha conseguido el premio GOOD DESIGN® recientemente, por lo que su presencia se ha destacado aún más internacionalmente.

    Para conseguir los mejores resultados, los diseñadores e ingenieros de Crown han tenido que realizar un estudio de campo para comprobar que el diseño del reposabrazos tiene en cuenta el entorno de trabajo del operario, así como sus necesidades fisiológicas y cognitivas. Partiendo de estas pruebas, se ha conseguido crear uno de los reposabrazos más avanzados ergonómicamente del sector, diseñado para ofrecer un confort y un manejo óptimos.

    En cuanto a sus características, la solución D4 Armrest es ajustable, cuenta con una superficie amplia, con una almohadilla transpirable que repele la humedad del brazo del operario y que se puede cambiar en cuanto se desgasta.

    Otra novedad es que, el reposabrazos tiene incorporado el botón del claxon, un asa de sujeción, y además permite que el trabajador lo ajuste arriba/abajo y sino adelante/atrás, facilitando el manejo de la carretilla elevadora y mejorando aún más su productividad.

    Por otro lado, el fabricante Linde Material Handling ha creado dos nuevos dispositivos que aseguran el distanciamiento social entre trabajadores. Se trata del chaleco de seguridad Linde Secure Distance Vest y la unidad portátil Linde Distance Beeper, los cuales se han diseñado para su uso en almacenes y áreas de carga.

    Un proyecto piloto busca la manipulación de contenedores sin PIN mediante blockchain

    Rusia presume del eléctrico más barato del mundo, el Zetta CM1