21 - 09 - 2021

    ¿Qué ha pasado con los drones de Amazon? Los mensajeros del futuro… son cosa del pasado

    Amazon Prime Air drones cancelados

    Este verano ha supuesto un jarro de agua fría para uno de los más esperados (o, al menos, anunciados) avances en mensajería: el uso masivo de drones para la entrega de paquetes. Hace poco, en Loginews comentamos que DHL había paralizado su proyecto, aunque oficialmente no lo ha cancelado. Y algo muy parecido ha pasado con los drones de Amazon: la compañía que hace cinco años presentaba su iniciativa Amazon Prime Air con la esperanza de que diera frutos en muy pocos años, se ha encontrado con que sus planes estaban más cerca de la ciencia-ficción que de la realidad.

    El declive de Amazon Primer Air (este es el nombre del proyecto de drones de paquetería que Amazon estaba, o quizá aún está, desarrollando en el Reino Unido) fue revelado en un profundo reportaje del portal de noticias tecnológicas Wired, que tuvo acceso a declaraciones de varias fuentes internas y anónimas del propio proyecto. Wired publicó que 100 empleados del mismo habían sido despedidos y varias decenas reubicados en otras divisiones de Amazon, lo que a efectos prácticos parecía indicar que el desarrollo se había cancelado.

    Problemas serios desde finales de 2019

    Amazon anunció en 2016 que estaba trabajando en el desarrollo de drones voladores autónomos capaces de entregar paquetes a domicilio, y lo cierto es que no dudo en crear unas expectativas enormes sobre el proyecto, asegurando que era cuestión de unos poco años que los drones de paquetería surcaran los cielos y se estableciera su uso masivo.

    Sin embargo, tal como revela Wired, el proyecto nunca avanzó como se esperaba, y alcanzó un punto de inflexión en diciembre de 2019, cuando Tom Denlegh-Maxwell, responsable de Amazon Prime Air desde su concepción, abandonó el la división (no se sabe si por iniciativa propia o por decisión de Amazon). Desde ese momento, se sucedieron varios cargos directivos que pasaron cortas etapas al frente de Amazon Prime Air, sin que apenas les diera tiempo a instalarse y comprender los entresijos de un proyecto que implicaba desarrollos tecnológicos de vanguardia.

    La descripción que las fuentes de Amazon dan sobre la situación del proyecto en los últimos tiempos parece indicar que, ante la falta de resultados, no se supieron improvisar las soluciones adecuadas y Amazon Prime Air cayó en el descontrol: los ‘insiders‘ de Wired aseguran que el proyecto era disfuncional, que estaba “colapsando hacia dentro” y que los líderes estaban “separados de la realidad”. Las rotaciones de directivos y personal comenzaron a ser cada vez más frecuentes, lo cual tampoco ayudó en nada.

    ¿Por qué los drones de Amazon no llegaron a funcionar?

    Al parecer, e igual que ocurrió en el proyecto de DHL, Amazon simplemente se encontró con que convertir a drones autónomos en eficientes mensajeros, capaces de dejar los paquetes se manera segura cerca de nuestras casa, era un desafío tecnológico de primer nivel, y desde luego imposible de desarrollar en unos pocos años.

    En primer lugar, los sistemas de aterrizaje disparaban el peso de los drones hasta los 27 kg. Estos sistemas eran necesarios para que el dron pudiera posarse o acercarse mucho al suelo para entregar el paquete, pero los drones de ese peso entraban en una categoría de tamaño con unas regulaciones de seguridad muy estrictas que exigían un porcentaje de fallos ínfimo. Y el sistema de aprendizaje automático para el aterrizaje nunca llegó a ser tan perfecto.

    Los drones de Amazon Primer Air no acaban de despegar

    Así mismo, también hubo problemas para conseguir que los drones detectaran y evitaran adecuadamente otros objetos o animales voladores, y también para que distinguieran tipos de superficie en los que podían aterrizar de los que no. Retos complejos que el equipo no logró resolver con la premura y eficacia necesaria para poner en marcha el proyecto en poco tiempo.

    Una idea demasiado futurista

    Lo cierto es que Amazon Prime Air sigue existiendo, con una plantilla muy reducida, eso sí. Wired cita a “un portavoz de Amazon” que asegura que esta división sigue trabajando en el Reino Unido, aunque no aclara si continúa centrándose en el desarrollo de drones. La fuente tampoco revela si se seguirán haciendo vuelos de prueba, pero sí asegura que algunos de los empleados afectados por los recortes han sido reubicados en otras áreas de la compañía.

    Solo el tiempo dirá si Amazon ha tirado la toalla en su plan para convertir a los drones en los mensajeros del futuro. De momento, parece que el único uso real de estos dispositivos para llevar paquetes se circunscribirá a zonas de difícil acceso y situaciones excepcionales, y probablemente con supervisión humana en los vuelos. Pero tampoco podemos descartar que, aunque no sea tan pronto como muchos vaticinaban, el uso de drones mensajeros de forma masiva acabe siendo una realidad de la mano de futuros desarrollos tecnológicos.

    El COACAB y el Port de Barcelona tratan la digitalización de los procedimientos aduaneros

    España y Colombia celebran un acto empresarial para consolidar las relaciones comerciales bilaterales