Uno de cada seis buques mercantes no supera valor como chatarra